Dejar de gritarle a los niños….

Hoy quiero compartirles un artículo que encontré en internet sobre una señora que era muy gritona con sus hijos y un día empezó a darse cuenta que cuando eso pasaba la que peor quedaba era ella… se dió cuenta que no era la mamá que siempre había soñado ser y decidió prometer a sus hijos que pasaría 365 días seguidos sin gritar, se empezó a llamar el “Rino Naranja”, como un recordatorio de no gritar, sino estar calmada como un rinoceronte y cálida como el color naranja. Después de mucho esfuerzo esta valiente señora pasó 400 días sin gritar y aprendió demasiado. Dentro de todo lo que aprendió están estas 10 cosas:

1. Gritar no es la única cosa que desapareció: dejar de gritar le ayudó a evitar muchas consecuencias negativas adicionales, como su malestar después de haber gritado, sentirse una mala mamá, los niños diciendole que era la peor mamá del mundo y su esposo molesto después de que ella perdía la paciencia…

2. Los niños son la más importante audiencia: muchas veces las mamás somos muy queridas y pacientes con los niños delante de otras personas pues nos importa mucho lo que esas personas piensen o digan al vernos, en cambio cuando estamos solas con ellos, perdemos fácilmente la paciencia. Realmente las personas que más deberían importarnos son nuestros hijos, son los seres más importantes de nuestra vida, son a los que realmente hay que impresionar.

3. Los niños son niños, y no sólo eso, son personas: como todos tenemos días felices y días dificiles, los niños también los tienen. Adicional a esto, los niños son niños, no hay que olvidar eso, son curiosos, traviesos y están aprendiendo a manejar sus emociones. No hay que olvidarlo.

4. No es posible controlar las acciones de los niños, pero si se puede controlar mis reacciones: puedo hacer todos los trucos posibles de paternidad para disciplinar a los niños, pero ellos son niños y no siempre todo saldrá como yo quiero. Yo puedo decidir si quiero gritarles cuando no escuchan o irme por un segundo, tranquilizarme y luego volver con una mejor actitud.

5. Gritar no funciona: muchas veces gritar es más facil que respirar profundo y buscar alternativas creativas diferentes a gritar. Pero gritar no funciona, solo hace que las cosas se salgan de control y hacer más dificil que los niños entiendan lo que les quiero enseñar.

6. Gritando te pierdes de momentos importantes de la vida: a veces no esperamos a escuchar a los niños y antes de que hablen les interrumpimos y los regañamos, a veces vienen con comentarios hermosos, miedos, reflexiones lindas, que no los dejamos expresar y pueden ser algo inovidable o importante para ellos.

7. Hay dos palabras importantes para recordar: “al menos”…. siempre que hay una situación que nos lleve a ofuscarnos o a perder la paciencia, pero cuando uno lo analiza sin emoción, se da cuenta de que la mayoría de las veces es algo que no es tan grave o que podría ser peor, este punto nos lleva a pensar en eso cuando suceden las cosas que nos pueden hacer perder el control… pues realmente no es tan grave o podría ser peor… “al menos” no fué peor!

8. Algunas veces, yo soy el problema, no mis hijos: Muchas veces sucede que el cansancio, el malgenio por algo externo o con otra persona que no son los niños (esposo, empleadas, etc), hacen que estemos muy poco tolerantes y terminemos descargando este sentimiento en ellos. Antes de hacerlo se debe pensar en lo que nos tiene así y ver que el problema no son los niños sino que es uno mismo.

9. Debo cuidarme a mi misma: Cuando uno saca tiempo para si mismo, hacer cosas que le gustan, hacer ejercicio, descansar, etc, está más feliz, más tranquilo y más amable. No sólamente con los niños, sino con todo el mundo.

10. No gritar se siente fenomenal: Dejar de gritar y perder el control hace que uno se sienta feliz, calmado y hasta liviano. Acostarse sin sentimiento de culpa, y levantarse más seguro que se puede educar a los hijos de una manera mas amorosa y paciente. Los niños se sienten más tranquilos y felices y aunque eso no significa que se porten mejor, pues son niños, sus pataletas son mas cortas y las situaciones se manejan mejor. Cuando se esta calmado se puede pensar de manera más racional para resolver los problemas de una mejor manera.

En este link está el artículo completo en inglés: http://www.huffingtonpost.com/the-orange-rhino/10-things-i-learned-when-i-stopped-yelling_b_2886161.html?utm_hp_ref=fb&src=sp&comm_ref=falseCreo que a todos nos pasa alguna vez que perdemos la paciencia con los niños, y luego sucede lo que dice esta señora, uno se siente muy mal, pierde energía, y las consecuencias en los niños son muy tristes. Me parece muy interesante asumir este reto de controlarse, tener paciencia, autocontrol y mirar luego los efectos positivos que trae esto en la vida….

Anuncios

Un comentario en “Dejar de gritarle a los niños….

  1. ideasyexperiencias dijo:

    Hola profe… He sentido mucha curiosidad, desde que nos contaste en proyecto Aplicado, que tenias un Blog de maternidad. La verdad me ha encantado, he leído muchísimas horas de seguido y aunque no soy Mamá, me gusta leerlo. También sueño con ser la gallina algún día no muy lejano y espero estar lo suficientemente “preparada” para lograrlo asi de bien como usted lo ha hecho. Estoy aprendiendo mucho… Me gustaría leer algo acerca de “el mejor momento para ser mamá” si considera usted que eligió el mejor momento, de si le hubiese gustado hacerlo antes. Muchas grs por el Blog 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s