Fin de semana de caídas….

Los niños pequeños se caen. Se caen mucho. Para aprender hay que caer. Este fin de semana tuvimos varias caídas. Dos importantes, una con cada hijo. Una fue muy chistosa y la otra terminó en urgencias y cirugía. Gajes del oficio de ser mamá….

Esta fue la primera:
Los hermanos menores siempre quieren imitar al mayor. No siempre lo logran….

La segunda…

Mi hijo grande se cayó en la finca de su abuelo, trataba de montarse en la bici y perdió el equilibrio y cayó contra una raiz. Le salió mucha sangre, lo cual nos asustó bastante. Tuvimos que llevarlo al hospital, allá lo evaluaron los médicos y hubo que intervenirlo en cirugía plástica porque era en la carita y en un punto muy delicado. Afortunadamente todo salió muy bien y el pequeño se esta recuperando en la casita con la enfermera que más lo ama, la mamá.

Emilio Cirugia
Lo que aprendí de esta experiencia:

– Cuando hay una situación crítica hay que hacer un esfuerzo muy grande por controlarse, calmarse y ayudar a calmar  al niño. No sirve gritar o alterarse porque sólo empeora la situación.
– Con la herida de sangre lo que hice fue limpiar y hacer presión sobre la herida para impedir que saliera más sangre.
– No dejar que el niño coma nada a partir de ese momento ( si mucho un trago de agua) pues si hay que hacer cirugía, hay que dejar un ayuno considerable (6-8 horas).
– Las heridas profundas o muy abiertas son las que hay que coser. Lo que hice fue tomarle una foto y enviarla a la pediatra, ella me recomendó cómo proceder
– Tratar de que el niño no se duerma. Cuando hay golpes en la cabeza hay que mantenerlos despiertos.
– Explicar al niño que va a pasar, pero sin drama. “Vamos a ir al hospital, un doctor te va a revisar y nos va a decir que es lo mejor para ti”.
– Tratar de estar calmado en todo momento, es muuuuy difícil, pero si el niño te ve tranquilo, va a estar tranquilo.

No fue nada fácil estar calmada, pero digamos que lo logré la mayoría del tiempo. Hay mucha tensión y uno queda muy descuadrado emocionalmente, haciendose la fuerte pero en el fondo con miedo y angustia. Ver a los hijos caerse y aporriarse no es nada fácil. Es de lo maluco de ser mamá, pero pienso que es parte del paquete entonces hay que asumirlo de la mejor forma posible, tratando sobre todo que el niño esté tranquilo y que no se sienta solo. Hasta a una situación difícil se le puede sacar provecho.

Anuncios

Un comentario en “Fin de semana de caídas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s