Mami, acompáñame a dormir.

Muchas veces queremos imponer reglas o forzar a nuestros hijos a que hagan algo porque ya están “en edad” para hacerlo. A veces no nos damos cuenta que detrás de lo que ellos nos piden hay una necesidad oculta. En esta historia de “Mami, acompañame a dormir”, les cuento como descubrí que la mejor manera de que mi hijo sea seguro e independiente no es forzándolo. Que a veces ellos nos piden una cosa, pero en realidad están buscando otra. 

mami-acompaname-a-dormirMi hijo Pedro es un pegote de la mamá. Muchos que lo conocen saben que vive con el complejo de Edipo alborotado y hasta le dicen “Edipito” (a espaldas de el obviamente). El vive enamorado de mi y obviamente, yo de el. No pasa un día en que el no se me acerque en repetidas ocasiones, me de un beso, un abrazo, me diga “te amo mami”, así, espontáneo. Yo no puedo evitarlo, me derrito. Me derrito al verlo, me derrito con sus abrazos y muestras de amor, quien no. Una de las cosas que más duras me han parecido en la crianza de Pedro ha sido ayudarlo a aprender a desapegarse de mi. Yo entiendo ( y el también) que debe vivir tranquilo sus espacios, que no debe llorar cuando se separa de la mamá y el solito, con una madurez que me sorprende a sus 6 años y medio, lo entiende y lo proporciona: “mami, no me acompañes a la buseta”, “mami, no me lleves al colegio porque me quedo llorando”. El sabe que cuando se separa de mi pasa feliz, pero ese momento de transición aún le da duro.


Otra de las cosas más complicadas que hemos vivido es la separación al dormir. Para Pedro ha sido difícil lograr dormir en su cama solo, el se pasa para mi cama prácticamente todas las noches y duerme ahí pleno y dichoso. A veces me despierto y estamos cachete con cachete o a veces esta por ahí abajito en mi cama, usualmente ya llega solito y se acomoda. Hubo un momento en que luché con eso, le puse metas (dormir en su cama sin pasarse) y hasta le ofrecí regalos para que pasara la noche entera en su cama, pero todo eso funcionaba a corto plazo, después de las promociones, los regalos, los stickers, lo que sea, el volvía en la noche a la cama de mamá. Hubo un momento en que entendí que el lo necesitaba, que es muy posible que dentro de poco ya no necesite ni quiera pasarse a dormir conmigo y que si el quiere un poquito del calor de su mamá en la noche porqué no dejarlo. Preferí gozármelo y disfrutarlo porque así como el está acostumbrado a dormir conmigo, yo estoy acostumbrada a dormir con el. Eso sí, el siempre se duerme en su cama y se pasa para la mía cuando ya va más de la media noche o en la madrugada. Otras veces me llama a su cama y yo voy sonámbula y me quedo ahí un rato hasta que el vuelve a dormirse profundo (o me duermo yo, jaja).
A la hora de acostarse sucede igual: siempre me dice, “mami acompáñame a dormir”. Yo casi siempre lo acompaño, siempre que puedo, me quedo un ratico a su lado y ahí empieza un ritual hermoso de el y yo. Me abraza, me da besitos y yo le digo: “Yo porqué te amo tanto?” y el me responde: “Porque soy tu hijo”. Tenemos una rutina de preguntas y respuestas de amor súper divertida, yo siempre le pregunto lo mismo y el siempre me responde igual. Con Pedro me he dado cuenta que es un niño muy sensible y necesita el contacto físico como lenguaje de amor. Yo lo abrazo, le doy muchos besos y le digo que lo amo. El se recarga de amor, me coge el pelo, me abraza, y me cuenta historias. De su colegio, de sus amigos, es el momento de conversación entre nosotros sin que nadie más interfiera. Muchas veces no me quedo hasta que se duerme porque me tengo que levantar a hacer algo, pero cuando me levanto el se queda tranquilo. Me he dado cuenta que el realmente no necesita que lo acompañe a dormir, el necesita ese momento de afecto, de abrazos y besos, de palabras de amor, de confidencia, de historias, de cosquillas, de risas. Cuando yo no estoy el se duerme tranquilo solito y ya realmente no necesita a alguien acostado con el para poder dormir. Pero el busca ese momento de abrazos, de felicidad y confesiones: “Mami, no te vayas todavía que me dan pesadillas, cuando tu estás no me dan pesadillas”,  “Mami, a mi me gustaría que siempre fuera día de colegio, hasta los sábados y los domingos” – “Porqué?” – “Es que los lunes me da como miedito (susto) ir al colegio y el martes un poquito también, el miercoles ya se me quita”, son de esas cosas divinas que me hacen reir y morirme de amor con el.

Si tienen hijos, busquen un espacio “especial” con cada uno. Un espacio en el que puedan hablar algo que más nadie sabe, que puedan decirles cuanto los quieren, que no interfieran otros. Encuentren el lenguaje de amor de sus hijos y busquen la manera de llenarlos siempre de amor. Yo no voy a pelear más con la acostada a dormir de Pedro. No voy a insistir en que el se duerma solo, ya se que el sabe hacerlo. Ya se que lo que necesita es un momento especial conmigo, que con eso el tiene para estar feliz, seguro y dormirse con tranquilidad.

Guardar

Anuncios

5 comentarios en “Mami, acompáñame a dormir.

  1. Shirley Jaramillo dijo:

    Naty, súper bueno tu post. Totalmente indentificada con todo, me pasa exactamente lo mismo con la menor de mis hijas, (busca mi compañía para quedarse dormida y se pasa para la cama a la madrugada la mayoría de los días de la semana), y yo igual lo disfruto al máximo!!!! el problema es que mi hija mayor, aunque ya no se pasa para mi cama por las noches, todavía quiere y necesita ese espacio conmigo a la hora de dormir y es la misma hora de dormir para las dos. Un poco complicado!
    No sé si en algún momento te paso con tus dos hijos y como lo manejaste.

    • nataliamesah dijo:

      Sabes que estoy haciendo? Acuesto primero a uno y después al otro. A Pedro a las 7:30 y a Emilio lo dejo que lea hasta las 8. Claro que Emi no me pide tanto que lo acompañe, pero si le doy su abracito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s