La sudadera rota

Cada historia con los hijos es una oportunidad para aprender. No solamente ellos son los que aprenden de nosotros sino nosotros de ellos. Ser padres es una oportunidad para cada día ser mejores. Por ellos y para ellos. En esta historia, la sudadera rota les cuento una lección que aprendí con una bobada como un pantalón nuevo que se rompió…

la-sudadera-rotaLa semana pasada le compré a mi hijo una sudadera (el pantalón deportivo) nueva para el uniforme del colegio. No entiendo porque mis hijos siempre rompen sus pantalones en la rodilla derecha y las sudaderas que tenía ya estaban demasiado rotas. El miercoles mis niños salieron para el colegio estrenando sudadera, divinos los dos, a cada uno le había comprado una. Las mamás nos sentimos felices cuando nuestros hijos van bien vestidos, es como si fueramos mejores mamás….
En la tarde, mi hijo mayor llegó del colegio. Cuando me dí cuenta tenía la sudadera rota en la rodilla izquierda. No era muy grande el roto pero yo me ofusqué. Cómo es que este niño rompe su uniforme el primer día de ponérselo? Inmediatamente todas las razones negativas y la cantaleta de mamá llegó a mi mente: No cuidan nada, no valoran que los papás trabajan para comprarles sus cosas, no entiende que a los papás las cosas les cuestan…. bla bla bla, todo así. Lo miré y le dije ofuscada: “Emilio, porqué rompiste la sudadera? Estaba nueva, no entiendes que a los papás todo eso les cuesta dinero y trabajo?”. Emilio me miró triste. Me dijo un poco angustiado: “Mami, estaba jugando policías y ladrones y me iban a atrapar y me caí, caí sobre una piedra y la sudadera se rompió. Me di un golpe muy duro y me sentí muy muy mal porque la sudadera estaba nueva. No pasa nada mami, eso se puede coser….”.
Después de que mi hijo  de 8 años me dijo eso, me sentí horrible. Me quedé callada y me fui pensando, yo preocupada por una sudadera, regañando a mi hijo y en realidad no le pregunté antes que pasó. El se pudo haber golpeado más si hubiera tenido una sudadera vieja (la nueva tiene doble refuerzo en las rodillas), la sudadera nueva lo salvó. Porqué me preocupo por objetos, por cosas que que importa si se dañan y no me preocupé por mi niño. Al momento le dije a Emilio: “Emi sabes que? estuve pensando, siquiera tenías la sudadera nueva y te protegió y no te aporreaste más, discúlpame por haberte regañado antes de preguntarte, es más importante que tu estés bien y no que la sudadera no se rompa”. Emilio quedó tranquilo y yo también.
Cuantas veces no nos pasa que regañamos a nuestros hijos por cosas que suponemos, por dejarnos llevar por la ofuscación, por querer llevarnos un punto, a veces dejamos de mirar que pasó antes de que llegue el malgenio, dejamos de tener en cuenta el punto de vista del otro, de entender una situación desde una perspectiva mayor. Esta situación me dejó pensando mucho en que a veces le damos más importancia a los objetos que a las personas, que hay que preguntar antes del regaño y que nuestros hijos son lo más importante.

Guardar

Anuncios

Un comentario en “La sudadera rota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s