Los estilos de aprendizaje en los niños

Todos somos distintos. El pelo, los ojos, los dientes, la piel. Pero la diferencia no va sólamente en como nos vemos por fuera. También por dentro somos distintos. Y no tiene que ver con que los pulmones o el hígado sean más grandes o más pequeños, sino con que además, nuestro cerebro está configurado diferente. Por eso tenemos gustos diferentes, por eso unos son buenos para el dibujo y otros para el deporte. Dentro de esas diferencias se encuentra también la manera en que aprendemos. Porque todos aprendemos diferente y al darnos cuenta de cómo es la manera en que más le gusta a nuestro cerebro aprender, podemos hacerlo de una manera más divertida. Conocer la manera como nuestros hijos aprenden, o sea, el estilo de aprendizaje predominante en ellos, hará que podamos entenderlos y orientarlos mejor, no sólo en lo académico sino también en diferentes aspectos de la vida.


Cuando estoy en una clase o en una conferencia, siempre necesito escribir. Por lo general trato de usar lapiceros de diferentes colores y sé muy bien en que lado del cuaderno quedó anotado ese dato importante y en qué color, aunque no recuerde muy bien cuál es. Hago listas por todo y si no las miro muchas veces se me olvida lo que tengo que hacer.  Pero me he dado cuenta de que todos no somos iguales y esto se debe a que nuestras diferencias no son sólamente en la apariencia o en los gustos sino que desde la configuración del cerebro podemos percibir el mundo de una manera particular.

Hace poco conocí de que se trataba tema de neurociencias, cuando una amiga llamada Claudia Restrepo me habló de los estilos de aprendizaje. Yo ya sabía hace rato que yo era VISUAL, pero nunca me detuve a pensar cómo podía influir esto en la manera en que mis hijos iban a aprender o podían interactuar con su entorno. Me parecía más un “dato curioso”, así como cuando uno sabe que puede tocarse la nariz con la punta de la lengua o como mi amiga Paula que tiene oído absoluto (puede saber si una nota es do o fa con solo escucharla).

Pero con Claudia, que está terminando un doctorado en neurociencias y acaba de crear Neurotips, me di cuenta de que este cuento va mucho más allá. Pues de la configuración de cada cerebro depende de como aprendemos. Es algo así como cuando los niños pequeños tratan de encajar figuras geométricas en esos juguetes didácticos. En el hueco del círculo va el círculo y en el del triángulo, el triángulo y en el del cuadrado, el cuadrado. Tratar de enseñar a un niño de una manera diferente a como su cerebro está configurado para aprender mejor, es como forzar el triángulo a que entre en el hueco del círculo. Así entre a la fuerza, es difícil y no quedará bien. O sea, nuestro niño va a aprender de una forma que no le resulta agradable, no lo va a disfrutar y realmente quien sabe si si aprenda de verdad.

Por eso conocer el estilo de aprendizaje predominante de nuestros hijos es importante.

Porque vamos a darnos cuenta como es la mejor manera para que la información entre a su cerebro y así ellos y nosotros podamos lograr que la manera de estudiar adecuada se pueda realizar en su “plan de estudios”,  para que ellos lo disfruten y lo aprendan. No solo para los años escolares sino para el resto de su vida.

Los estilos de aprendizaje más predominantes son 3 (hay algunas teorías que hablan de más pero estos son los más estudiados y comunes). Algo importante es que el aprendizaje es multisensorial (abarca todos los sentidos) y todas las personas podemos tener rasgos de todos los estilos, pero habrá por lo general uno que predomina sobre los otros dos.

Estos tres estilos de aprendizaje principales son VISUAL, AUDITIVO y KINESTÉSICO.

¿Cómo puedo identificar cuál soy o cuál es mi hijo?

Sabemos que alguien es visual si:
– Prefiere aprender más a través del contacto visual, o sea: diapositivas, fotocopias, mapas conceptuales, imágenes.
– Aprende con rapidez y facilidad.
– Establece sin dificultad relaciones entre ideas y conceptos, o sea, tiene una buena capacidad de abstracción.
– Su aprendizaje es fotográfico.
– Es tímidos, observador y organizado.
– Ama los colores y es muy sensible a lo estético.
– Este es un estilo de aprendizaje común (40%-50% de los estudiantes)

Sabemos que alguien es auditivo si:
– Prefiere aprender escuchando (al profesor, a un compañero, etc.).
– Aprende de manera secuencial y ordenada. Se refuerza el aprendizaje cuando lo puede explicar a un compañero.
– Este estilo lo tiene un 10% a un 20% de los estudiantes.
– Es más sencillo recordar lo que escucha que lo que lee.
– Los videos, discusiones o lecturas en voz alta mejoran su aprendizaje y comprensión.
– Estudian hablando y leyendo en voz alta.
– Se comunican muy bien, son buenos para debatir.
– Son muy buenos para los idiomas o para la música.

Sabemos que alguien es kinestésico si:
– Aprende tocando, estudia moviéndose.
– Asocia el conocimiento a movimiento o sensaciones corporales. Por ejemplo mover las manos cuando se le explica un tema o realizar dibujos para entender mejor.
– Funciona mejor si no es bajo presión y necesita descansar en las actividades académicas.
– Prefiere aprender interactuando fisicamente con el material de trabajo.
– Le encantan las actividades físicas, los dibujos, los experimentos, las exposiciones.
– Se mueve y gesticula con facilidad, expresa físicamente sus emociones.
– Es más sencillo que recuerde lo que hace que lo que lee o escucha.
– Este estilo es común entre el 30% y 50% de los estudiantes sobre todo en la población masculina.

Al identificar el estilo de aprendizaje de cada persona podemos adoptar estrategias para abordar la manera en que estudian y aprenden, y en general para su manejo….por ejemplo:

VISUALES:
– Darles papeles de colores, marcadores, hojas, cuadernos.
– Estudiar por medio de mapas mentales, presentaciones, diagramas.
– En momentos de estrés les sirve ponerse a leer, a dibujar, a mirar algo agradable.

AUDITIVOS:
– Facilitarles videos, podcasts o audiolibros.
– El estudio en grupo los favorece pues aprenden mejor algo que han hablado, debatido, explicado.
– En momentos de estrés, la música es de gran ayuda.

KINESTÉSICOS:
– Es importante que puedan hacer, experimentar, explorar y aplicar conceptos por medio del mundo físico.
– Al estudiar suelen moverse, pararse, es normal.
– Para momentos de estrés puede servir algo que puedan tocar, por ejemplo una masa o plastilina.

Reconocer los estilos de aprendizaje de tus hijos puede ayudarles mucho, pues además de entender mejor la manera como actúan, podemos ayudarles a estudiar, a comunicarse, a tener mejores experiencias y a manejar momentos de tensión.

Para identificar el estilo debes observar a tu hijo, pues todos podemos tener un poco de todos, pero habrá uno que predomine, por lo tanto no sólamente se debe abordar de una manera sino aplicar los que son más afines a la persona o al momento de vida en el que está para ser más acertivos con ellos y experiencias.

FUENTES: Claudia Restrepo – IG: @Neurotips_
https://www.goconqr.com/es/examtime/blog/estilos-de-aprendizaje/
https://www.supertics.com/blog/estilos-de-aprendizaje#

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s