10 tips para vivir la maternidad sin enloquecer en el intento

Ser mamá es una locura. Y lo digo con humor pero también podría decirlo con angustia, con miedo, con incertidumbre. Porque nuestra vida como madres está llena de todo eso. Me he dado cuenta que la maternidad trae consigo una presión inmensa. Tu te exiges y sientes que debes cumplir una cantidad de parámetros que te pide el mundo, la  sociedad, tu familia. Estás expuesta al juicio público constantemente y tus expectativas también se vuelven en tu contra.
Pero ser mamá no puede ser eso, en este tiempo que llevo viviendo y analizando la maternidad me he dado cuenta de que no podemos tratarnos tan mal, por eso te comparto 10 tips para vivir la maternidad sin enloquecer. Porque esto es para disfrutarlo, para aprender y para ser feliz.

1. Inventa tu propia manera de serlo:
Ser mamá no tiene que ser copiar el manual de disciplina positiva o ser igual a esa youtuber que te parece que lo hace perfecto. Así como todas somos diferentes, nuestros hijos también. Lo que sale en la teoría, o lo que le funciona a otra no siempre es lo mejor para uno.

2. No escuches consejos que no has pedido:
Si me preguntaran cual consejo darías a las nuevas mamás sería este. Cuando eres mamá, sobre todo al comienzo, todo el mundo quiere aconsejarte. Que no lo cargues así, que no lo arrulles, que no lo dejes llorar, o que si. Todo esto nos confunde de una manera terrible. Recibe los consejos como regalos, pues quien te los da lo hace con la mejor intención, pero no los desempaques. Toma los consejos que pidas (a quien consideres que puede darte la mejor respuesta para cada caso), el resto, que se queden empacaditos. Y no te pongas a preguntar a todos todo pues vas a enloquecer.

3. No te compares con otras mamás:
Las comparaciones son odiosas y en el caso de la maternidad, peor. Compararte con una amiga que está flaca a los 2 meses, con otra que está feliz (y tu no) o con la que prepara sopas perfectas, cuando tu no sabes ni poner a hervir agua, lo único que va a hacer será frustrarte. Siempre va a haber alguien que lo haga mejor (o al menos aparentemente), que esté más linda y que parezca más feliz. Así como eso, también hay otras que estarán peor que tu. Compararse no aporta, más bien te hace infeliz. Eres única y por eso no tienes comparación.

4. Acepta que vas a llegar tarde y fea:
La maternidad suma una cantidad de tareas y variables a nuestra vida, que nunca más nos rendirá el tiempo como antes. Entender esto ha sido una de las cosas que más duro me ha dado. Pues antes era súper puntual y ahora la mayoría de las veces llego tarde. Además antes tenía tiempo hasta para arreglarme, ahora a duras penas puedo maquillarme en el carro (si soy afortunada y me toca el semáforo en rojo). Las uñas sin arreglar, el pelo despeinado y la misma pinta de siempre para no tener que pensar en nuevas combinaciones. Es algo con lo que debes aprender a convivir y aceptarlo con tranquilidad. Porque es mil veces mejor un abrazo de 5 minutos de tu hijo en la cama que salir como un postre de la casa.

5. Entiende que eres la mamá que tus hijos necesitan:
Justamente eso. Con tus estrías, con tus defectos, con tus impaciencias y con tus gritos. Con tu cansancio, con tu estrés, con tu desorden, con tus olvidos. No te cambiarían por nada. Todo lo que vivan contigo es lo que ellos tienen que vivir, lo bueno y lo no tan bueno, que también son lecciones para la vida.

6. Saca tiempo para ti:
Esto tiene que ser algo obligado. Como una cita médica, como bañarse, como algo que TIENES que hacer para vivir, como respirar. No es importante, es necesario. Busca algo que te guste hacer (sin los niños), un hobbie, una clase, salir con las amigas, ir a hacer yoga, hacer ejercicio. Lo que sea que disfrutes sola, hay que hacerlo, sin disculpas.

7. Disfruta el proceso, más que el resultado:
La maternidad es una construcción que realizas cada día. Es como si cada día pusieras un ladrillo. Algunos días te queda perfecto, otros un poco torcido. Pero no solo importa el resultado final, la maternidad hay que disfrutarla en cada día. En los pequeños momentos. Es tan rico hacer una torta como comérsela, es más creo que me gusta más hacerla que comerla. Y así también es la maternidad, cada día es una delicia, con todo lo que trae.

8. Ríete en los momentos terribles:
Cuando pasan cosas malucas, estresantes, indeseadas, la mayoría de veces nos ofuscamos. Me acuerdo un día que uno de mis hijos se tiró encima un tarro de aceite de la cocina y otra vez que Pedro comió popó. Ha habido muchos regueros, mucha pintura, mucho desorden. Niños que se vomitan en el carro o sobre el hermano a mitad de la noche, noches de cambiar sábanas, noches sin dormir. Parece una tragedia pero en realidad podemos reírnos de esos momentos, porque así nos pasa a todas, porque así es la maternidad, no es para lamentarnos, es para que cuando lo veamos en perspectiva podamos reirnos.

9. Llora sin miedo:
Así como es importante reír también se vale llorar. Yo soy una llorona profesional. Lloro por todo. Cuando no duermo bien, cuando los niños entran al colegio, cuando les leo libros que me llegan al corazón, cuando veo una película hermosa o hasta con un comercial. Llorar te descarga emocionalmente, te deja liviana. Si tus hijos te ven llorar no importa, van a entender que eres un ser humano, que tienes emociones y que las expresas así. Ellos también aprenderán a expresar las suyas.

10. Ámate, eres perfecta!!
Detrás de todo esto hay un mensaje de amor propio. Tenemos que aprender a querernos como somos. Con el paquete completo, con los defectos, con los gorditos, con las manchas de la cara. Cuando tu te amas como eres, todos lo perciben, te ven hermosa, te quieren y tus hijos aprenden a amarse a si mismos. Trabaja en ti más que en ellos. Ser una mejor persona te hace una mejor mamá, esto implica, valorarse, sacarse tiempo, tratarse bien. Eres perfecta como eres.

Por todo esto, disfrutar la maternidad es muy importante y eso se logra siendo uno mismo, queriendose, valorandose, sin compararse. Dejemos de mirarnos tanto unas a otras y miremos lo valiosas y hermosas que somos. Así te ven tus hijos y te verán siempre.

Anuncios

2 comentarios en “10 tips para vivir la maternidad sin enloquecer en el intento

  1. Juliana Marin dijo:

    Es Justo lo que necesitaba leer en este momento de mi vida, ya que me estoy iniciando como mamá y ha sido abrumador el proceso aun que me cueste aceptarlo a veces me he sentido superada, pero que lindo es todo
    Que felicidad incalculable se siente
    Gracias por este post pondre en practica estos tips, estoy segura que a muchas nos simplificara un poco el proceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s