Mi cartera es un caos

¿Te has dado cuenta que la cartera de una mujer puede contener un universo de cosas inexploradas? ¿Llevas muchas o pocas cosas en la tuya? ¿Encuentas algo extraño? La mayoría de veces mi cartera es un caos, y yo la miro y me burlo y me sorprendo de que a veces sea un reflejo de mi vida. ¿Cómo es la tuya?

Mi cartera es un caos. Si tu la abres en este momento podrás encontrar cualquier cantidad de cosas inimaginables. Pareciera un portal a la tierra de Narnia o la maleta mágica de Harry Potter que puede contener un mundo infinito de posibilidades.

Mi esposo dice que mi cartera es el triángulo de las bermudas y aunque me hago la brava cuando lo dice, en el fondo se que es verdad. A veces me parece que mi cartera es un reflejo de lo que pasa en mi cerebro.

Llegan y llegan nuevas cosas, yo las recibo y las pongo ahí.  Luego llega otra cosa nueva que va encima. Y cada día, en vez de revisar si me falta algo, lo cual es súper difícil, vuelvo y empaco otra vez algo nuevo. Entonces todo se duplica. Por ejemplo, no se porqué tengo dos tarros de mentas si con una es suficiente.

En mi cartera también empaco cosas que se que nunca usaré o consumiré pero me da pesar botar, por ejemplo, los dulces que me dan con la cuenta de los restaurantes. Tengo millones de cauchitos para coger el pelo, tengo tres brillos para los labios, una cinta rosada que no se para qué ni porqué esta ahí. Tengo una bolsita para los lápices pero también tengo lapices regados por todos lados. Muchos de ellos duplicados porque….. porque sí.

Mi cartera es un reflejo de lo que va pasando en mi vida. Como las migas que Hansel y Gretel dejaron por ahí para que las encontraran.

Si la vieras, sabrías que me comí un helado ayer porque ahí esta la servilleta (y la cuchara), que fui a cine, que me encanta el té. Que me gustan los productos homeopáticos, pero también llevo Dolex por si me da dolor de cabeza. Que me gustan los lapiceros negros de diferentes calibres, que me protejo del sol, que me da terror no tener con que hacerme una cola de caballo en un día de calor. Que uno de mis hijos tuvo fiebre hace algún tiempo y no he sacado el termómetro, lo que muestra que uso la misma cartera todos los días, todas las semanas, y no es un objeto de moda para mi, sino más bien algo básico, práctico, una herramienta en la que cargo un pedacito de mi vida.

Cuando veo gente en la calle a veces me pongo a pensar como será su cartera. Tendrá un mundo de cosas revoloteando por ahí como yo?, tendrá cosas que ya no recuerda? Tendrá muchas cosas o solo llevará unas pocas? Lo que si se es que la cartera es un objeto de intimidad. Lo que llevas y como llevas la cartera es algo tuyo. Cambia según lo que eres, según el momento de la vida, según los intereses, según tu personalidad.

Como dice mi esposo, es imposible encontrar algo en esa cartera, a mi también me parece. Puedo demorarme horas en encontrar algo, a veces meto la mano y no se que encontraré (lo que lo hace emocionante por la sorpresa, espero que no sea un animal… jaaa). Me parece que la cartera de una mujer es un reflejo de su interior.

Lo que si se es quien encuentra todo en ella: Mis hijos…. Mami, me das este billete? Mami, puedo comerme una de tus mentas? Mami, para qué tienes estos dulces aquí?… tu tienes dulces y no nos dás!! 

Y aunque sea un caos, y se parezca mucho a mi cerebro, lleno de cosas, sin mucho orden y con muchas sorpresas, amo la revoltura que hace que ahora mi vida sea así, como mi cartera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s