Donde está la felicidad…?

Las últimas semanas estuve ocupada, organizando una gira de Angela Marulanda, para el que no sepa quien es, es sociologa, y ha estudiado mucho sobre la familia. Ha escrito 3 libros, y ha dictado conferencias en más de 15 paises. Tuve la fortuna de conocerla y ahora soy su representante para Colombia. Lo que más me gusta de este trabajo, es que he aprendido cantidades. Resulta que todos en la vida nos preparamos por mucho tiempo para ser profesionales, vamos al colegio durante 14 años, vamos a la universidad, hacemos especializaciones, maestrías, doctorados… todo para ser un buen profesional… no suena una exageración?? Pero para el papel más importante de nuestra vida, que es ser papás o mamás, no estudiamos absolutamente nada!! Y claro, las teorias que vemos en el colegio, teorema de pitágoras, leyes de la naturaleza, física, química, historia, culinaria, o lo que sea que estudiemos por lo general son cosas que no cambian, si sumas 2 más 2, siempre dará 4, y todo un poco más complejo, pero básicamente sucede de la misma manera… en cambio, con los hijos, ni idea, y nos encontramos en millones de situaciones que no sabemos que hacer o como actuar. Lo peor de todo, es que resulta que nos tocó vivir en una época muy dificil, donde está cambiando todo, cuando eramos pequeños lo más avanzado era un TV a color con 3 o 4 canales, no existian los computadores, y menos el wifi. Pueden imaginar un niñito de ahora que no sepa majear un ipad? Con todos estos cambios, la sociedad también cambió, y dentro de eso la familia, por eso los papás de ahora, digamos que estamos más desubicados que nunca. Hay cantidad de peligros a la mano de nuestros hijos, cantidad de situaciones que ni idea como manejar, porque creo que ni siquiera hemos tenido tiempo de fijar una posición clara frente a lo que está pasando (adopción de hijos por parejas del mismo sexo, aborto, etc).  Y para nuestros hijos, nosotros somos el soporte, la estructura, los pilares de su vida y su seguridad, y si estos pilares no tienen claro que hacer, ni como actuar, es como si vivieran en un terremoto, lo cual no es bueno para que ellos crezcan seguros y puedan ser felices……

Felices??? Sí, eso es otra cosa, la sociedad de consumo nos ha vendido la idea de que la felicidad es estar a la moda, comprar el carro más moderno, tomar tal marca de gaseosa, pintarse las uñas de colores, ponerse zapatos de suela rosada, comprar el computador más liviano, juguetes de fisher price o pañales con gel que absorben la humedad. Y todos nos hemos creido ese engaño y seguimos comprando todo lo que sale en tv, en radio, en vallas, lo que tiene el vecino, tratando de buscar la felicidad, en un lugar que nunca la vamos a encontrar. Y como queremos que nuestros hijos sean felices, no hacemos sino comprarles todo lo que venden en los catálogos que llegan en el periodico, en la tv, y lo que tienen los amigos…… Malas, noticias (o hasta buenas), la felicidad no está ahí.

Bueno, todo esto lo aprendí con Angela Marulanda, durante este tiempo que la he acompañado y la semana pasada en sus conferencias:  la felicidad, no es un objetivo, sino un resultado…. y es un estado profundo de satisfacción personal, que resulta de lo que hemos dado y servido. Oigan bien! la felicidad viene de DAR, no de RECIBIR. Por lo tanto, no debemos darles regalos a nuestros hijos todo el tiempo, debemos enseñarles el valor de dar. Porque lo verdaderamente fundamental en la vida no cuesta dinero. Como hacerlo? Una idea maravillosa es decirle a los hijos (y también los papás), que busquemos hacer una buena obra por alguien cada día. Puede ser algo simple, ceder el puesto en una fila a alguien que tiene más afán, darle algo de comer a alguien que tenga hambre, compartir, prestar los juguetes, ayudar a la profesora. Hacerlos concientes de cuales son las buenas obras que hicimos en el día, es comenzar a crear un hábito de ayudar y de hacer algo por los otros, que va a llenar de felicidad a nuestros hijos. No nos sigamos comiendo el cuento de que la felicidad está en lo que compramos, sino que empecemos a enseñar a nuestros que es mejor dar que recibir. Y como papás, a leer, a escuchar a los expertos y a buscar la manera de ser buenos papás, y no papás analfabetas, sino papás educados 🙂

Para más información sobre Angela Marulanda su pag web es http://www.angelamarulanda.com

Cómo quitar el chupo o tetero de manera efectiva…!

Aunque esto parezca un titular de una revista, he pensado mucho en este tema pues últimamente he escuchado varios casos alrededor de papás que saben que tienen que hacerlo y no lo logran, y me he dedicado a analizarlos…. Todos los papás se mueren del pesar de quitarles el chupo o el tetero a los bebes, pues creen que su hijo depende de estos objetos, pero creo que en muchos casos en el fondo, lo que realmente tienen es pereza de enfrentar la situación del niño llorando, o teniendole que dar comida en vez de tetero, lo que implica regueros, que no le guste, que se ensucie, etc, cosa que tarde que temprano tendrá que suceder pues nadie nace sabiendo comer solo, de todo y sin regarse.

Entonces, la fórmula mágica para quitar el chupo o tetero de los niño es:

1. Tomar la decisión (no voy a ponerme a discutir, si es mejor al año o a los 2 o a los 5, de eso ya hablé en otro post)
2. Estar SEGUROS de la decisión.

3. Hacerlo (o como diría una famosa marca deportiva “Just Do It”)

Hacerlo, implica ejecutar la acción, o sea, botar el chupo, tirarlo al río, darselo a un animal del zoologico, etc, y respecto al tetero, guardar, botar o regalar los teteros y no volverlos a sacar.

Obviamente en el primer momento, al niño no le va a parecer la mejor noticia, porque todos los seres humanos somos reacios al cambio, pero en un par de días lo aceptará. Aquí es cuando entra la SEGURIDAD de los padres, asi el niño llore, grite, haga pataleta, no se pueden devolver en la decisión, asi haga huega de hambre, con seguridad que de hambre no se va a morir. Si el niño percibe la SEGURIDAD de los padres, va a estar seguro también en que es la decisión correcta y lo va a aceptar más rápidamente. Créanme que los del problema en la mayoría de los casos, somos los papás.

 

 

Los 5 lenguajes del amor…

Hace un par de meses me leí un libro muy interesante llamado “Los cinco lenguajes del amor en los niños”, me pareció muy interesante, pues explica la manera en que los niños y las personas en general nos sentimos amados y entendemos el amor. Esto quiere decir que cada uno tiene una manera (lenguaje) de entender que alguien lo quiere, y si tu a esa persona quieres expresarle tu amor y no lo haces en su “idioma”, no lo va a entender y no se va a sentir amado. Para un niño sentirse amado es muy importante pues eso le da seguridad, contribuye a su autoestima y eso hace que pueda desempeñarse bien en la sociedad, pues es una persona valiosa para el mismo y para los demás. Por lo tanto es SUPER importante saber expresar el amor a los hijos (también aplica a la pareja). Para expresar este amor, debemos primero saber cual es su idioma. Para saberlo hay que observar muy bien y es importante saber que esto no se sabe hasta los 5 o 7 años, o sea que de bebes hasta que su lenguaje se defina, es importante hablarles en todos los idiomas, para que puedan entender y sentir que los amamos. Bueno, esto suena muy lindo, pero cómo se aplica? Aquí va…. Los 5 lenguajes del amor son:

– Actos físicos: Esto quiere decir, que al niño siente el amor a traves de su cuerpo. Cómo? Con besos, abrazos, apretones, arrunches, caricias. A estos niños les gusta mucho que los abracen, los carguen, les gustan los juegos físicos, cosquillas… Para este tipo de niños recomientan abrazarlos mucho, cogerle la mano, y en general, lo que hagas con el, tener un contacto físico. Ej: Leer un cuento con el sobre las piernas.

– Las palabras: Los niños que hablan este lenguaje se sienten amados cuando les dices que los quieres mucho. Todo lo que sea verbal tiene una gran influencia en ellos. Por eso es muy importante motivarlos con palabras, decirles “muy bien!” cuando hacen algo bien. Decirles constantemente cosas lindas, los hace felices. También es importante poner cuidado en las cosas negativas que se les dice cuando hacen algo malo, pues puede herirles el fondo de su corazón. Ej: “Yo siempre te voy a querer pero no me gusta como le respondiste a tu hermano, pues lo ofendiste” en vez de “Eres un grosero!”

– El tiempo de calidad: Estos niños aman cuando les sacas un rato y juegas con ellos, ven una pelicula, salen a caminar, etc. Para ellos vale mucho el tiempo dedicado exclusivamente a ellos, sin distracciones (chao celular). Para estos niños se recomienda tener unos momentos a solas un par de veces a la semana, y compartir momentos en familia con ellos (comer, leer cuento antes de dormir, etc)

– Los regalos: Este tipo de niños se alegra mucho cuando alguien les da algo. Digamos que esto a todos nos gusta pero los que hablan este lenguaje se sienten muy especiales en estos momentos y disfrutan mucho las sorpresas y los obsequios. No solamente son regalos sino también por ej hacerles su comida favorita, darle un pequeño premio, etc. Para estos niños se recomienda tener regalitos o obsequios para darles en momentos especiales, un cuento, una flor, una tarjeta, etc.

– Los actos de servicio: estos niños se sienten amados cuando haces algo por ellos: ayudarles con la tarea, llevarlo a sitios, hacerles una comida, ayudarlo en algo que necesitan.

Para saber cual es el tipo de lenguaje de una persona se le puede preguntar: Tu crees que XXX te ama?  Y si te dice: si, le preguntas, porque? Entonces según el tipo de respuesta, puedes ver cual es… Si te dicen: Porque me dice que me quiere… LENGUAJE…… Porque me abraza y me da besos…. ACTOS FISICOS…. y asi con los demás…

Es muy importante descubrir y tener siempre en cuenta el lenguaje de amor de cada hijo y también sería interesante encontrarlo en la pareja.

En esta pág web se puede hacer un test para saber cual es el lenguaje de cada niño:
http://www.5lovelanguages.com/profile/children/

El ejemplo es fundamental para los niños

Hace algún tiempo encontré un video en internet, que cada vez que lo veo, me hace pensar y hasta me dan ganas de llorar. Es a cerca del ejemplo que le damos a nuestros niños y lo importante que es este en sus vidas. Los niños nacen con el cerebro en blanco y tienen que aprender a vivir en la sociedad que les tocó, lo cual quiere decir que tienen que aprender a comportarse de alguna manera. Este comportamiento, que se aplica en todos los aspectos de la vida, tiene que ser basado en un modelo, que en este caso son los padres.

Los niños pequeños estan todo el tiempo observando y aprendiendo del comportamiento de sus padres. De cómo actuan con los demás, cómo hablan, cómo comen, cómo caminan, la forma en que reaccionan a determinadas situaciones, cansancio, rabia, dolor, tristeza. Todo esto lo estan mirando los niños y lo van grabando en su mente desde muy pequeños.  Luego un poco más tarde empiezan a aplicar este tipo de reacciones a su propio comportamiento, seguros de que esa es la forma adecuada de actuar frente a la vida, pues, asi lo hacen sus “modelos”.

Creo que muchos papás no son muy concientes de esto, y no miden o controlan su comportamiento frente a los niños, creyendo que ellos no van a entender o como si no existieran, actúan de mala manera, responden feo, tratan mal a las personas, etc, en frente de sus hijos sin darse cuenta que estan “sembrando” ese tipo de comportamiento para el futuro de ellos.

Es muy importante y muuuy dificil tomar conciencia en todo momento, que nuestros hijos nos estan mirando y aprendiendo, sobre todo en los momentos difíciles, pues no somos perfectos y a veces no es fácil reaccionar de la manera correcta, pero creo que ese tipo de comportamientos son los que los niños más “copian”.

A continuación, el vídeo que mencioné…

El autoestima, clave para ser exitoso

Empiezo contando las cosas que voy leyendo por ahi sobre como educar a tus hijos correctamente. Me estoy leyendo un libro llamado “Your child self esteem” de Dorothy Corkille Briggs. Es un libro que me recomendaron como MUUUY bueno (mi amiga Angela Marulanda).

Bueno, este libro está basado en la importancia de criar hijos con un auto estima alto y positivo y cómo el autoestima de nuestros hijos, es clave para ser personas exitosas y felices en su vida.

Algunos aspectos claves….

La base de una salud emocional:

– Como un niño se sienta sobre si mismo afecta como vive su vida

– Un auto estima alto esta basado en que el niño sepa y crea que es AMADO y VALIOSO (no solo que uno lo diga como padre sino que ellos lo perciban)

– El niño debe saber que el importa sólamente por el hecho de existir

– Necesita sentirse competente para enfrentar su entorno. Necesita sentir que tiene algo para ofrecer a los otros

– Tener un auto estima alto es que el niño este tranquilo y seguro con quien es el.

Es muy importante tener en cuenta varios puntos importantes, primero que todo hacer sentir a los niños amados e importantes. Esto quiere decir, que no sólamente se los digamos, sino también que ellos lo perciban. Esto lo perciben, no solamente en lo que decimos, sino en todo el lenguaje no verbal: abrazos, besos, la forma en que les hablamos, la atención que les damos, la importancia que les damos en nuestra vida…. Por eso, lo primero que debemos hacer como papás, es amarlos y hacerlos sentir amados e importantes. Más adelante les contaré otros aspectos claves!

 

No es sólo el instinto….

Ser papás y mamás es algo que cambia nuestras vidas. Los que lo hemos vivido lo sabemos. Tener un hijo es una situación que conlleva una gran carga de responsabilidad, pues hay una o más vidas que dependen de nosotros, para SER alguien en el mundo. Y como sea esa persona depende del ambiente que le ofrezcamos y de todo lo que le enseñemos. Para esta tarea tan importante, nadie nadie nos prepara. He tenido la gran fortuna de tener cerca a una persona muy especial y con un gran conocimiento de como educar a nuestros hijos, Angela Marulanda, educadora familiar (www.angelamarulanda.com). De ella he tratado de aprender puntos claves de cómo enseñar a mis hijos, y cual es la dosis justa entre ser muy amorosa, pero sin dejar de preparar a mis hijos para ser una persona exitosa y feliz. Como dice Angela, estudiamos toda la vida para pasar un bachillerato, tener una profesión, un postgrado, y nunca estudiamos para una de las cosas más importantes: Ser padres.

Por esto he tratado de leer y estudiar un poco, pues aunque cada día se practica, es bueno tener algunas bases teoricas de qué es bueno y que no se debe hacer. En este “estudio” he aprendido bastante, y varias cosas que no tenía ni idea… Y me encantaría compartirlas con mis amigas, que se que pueden tener un poco menos de tiempo para leer y quisiera que sus hijos sean personas buenas, educadas, exitosas.

Anteriormente las mamás seguian “su instinto” para educar a sus hijos, pero antes no había internet, video juegos, celulares, tanta violencia, anuncios con mujeres desnudas, etc. Digamos que el mundo era más respetuoso con los niños. Ahora parece que no existieran o no importaran pues todas estas cosas que les hacen daño, estan al alcance de su mano. Ojala el mundo fuera un lugar más amigable para ellos….

Palabras lindas

Una de las cosas importantes que tienes que cambiar cuando eres mamá (o papá) es tu forma de hablar. Los hijos todo lo aprenden con gran facilidad y una de esas cosas es el vocabulario…. No hay una palabra más fácil para un niño que hijuep… (aúta), o todas las palabras relacionadas y feas… Además saben perfectamente en que momento se usa…

Por eso una cosa muy dicil, sobre todo para los hombres, es dejar esas palabrotas frente a sus hijos, y cambiarlas por otras más bonitas… No quieres que tu hijo esté por ahi diciendole la “grande” a sus amigos, o cuando se cae, se ve feo (aunque a veces da risa) un niño hablando así…

Resulta cómico cuando se vuelve un hábito y en los lugares sin niños tambien se usan estas expresiones, por ejemplo, en mi casa hubo un tiempo que usabamos mucho la expresión “Ay, Santa Pacha!” y a mi esposo se le pegó y empezó a decir “Ay, Santa Pacha” en la oficina…. Lo cual obviamente hizo que fuera objeto de burlas por parte de sus compañeros…

Otra cosa que hay que tener cuidado, es las frases o expresiones… Hace poco mi hijo mayor estaba jugando con un amigo en el parque y le dijo: “Te voy a matar!”, no se de donde lo sacó, seguro una peli porque yo nunca les he dicho así (aunque me den ganas a veces, jaja)… Todas las mamás abrieron sus ojos con una gran sorpresa al ver a mi niño decir esto y yo cuando supe casi me muero de la pena y le dije: -Emilio uno no le dice a los amigos “Te voy a matar”, eso no se dice, uno no mata a nadie….- Lo más charro, es que el me respondió: “Mami, pero es que Matias era un dragón”, jajajaa, de haber sabido antes no ubiera sido tan horrible!!

“La mano de Dios en un frasquito”

Hay algunas cosas que me sorprenden en todo esto de tener bebes, sobre todo uno como el mío, que nacio con un letrerito de autodestrucción, y hoy quiero hablar de un invento que se llama “Reparil”. El Reparil viene en un tubito metálico, como los de las cremas dentales antiguas, con cara de nada, un nombre muy típico y literal, y no se ni que marca o laboratorio lo hará. Lo conocí un día que mi hijo se cayó en clase de música y de su frente iba saliendo un chichón con un gran morado. Desde ese día mi vida cambió y puedo decir que el Reparil es “mágico”. No tengo ni idea de medicina (bueno, lo poco que he aprendido desde que soy mamá) y no se que componentes tiene, pero puedo asegurar que hace desaparecer los peores golpes y morados que he visto. Mi hijo entre su primer y segundo año podría decir que se caía aproximadamente 10 veces al día, y este ungüentico nos salvó de que pareciera Jesucristo, y sus golpes se disimularan y desaparecieran rápidamente. Como será lo que lo hemos usado, que ya cuando se aporrea, dice “Mamá echame Lepalil”…. Al Reparil, le prendo velas.