Cómo sentenciamos a los hijos sin darnos cuenta

La mayoría de los padres y cuidadores siempre queremos lo mejor para los niños, pero muchas veces por comportamientos aprendidos cometemos errores que no nos damos cuenta que pueden ser dañinos para ellos. En ocasiones sentenciamos a los hijos sin darnos cuenta con nuestro lenguaje o comunicación. Hacernos concientes de pequeños cambios puede hacer una gran diferencia.

Aunque siempre he sido muy pegada de lo literal del lenguaje, desde que soy mamá lo hago con mayor conciencia. Para mi si me dicen llego en 5 minutos yo espero realmente 5 minutos y no 6 y cuando digo ya salí es porque lo hice, cumplo lo que prometo y trato de no decir nada que no sea cierto o que no pueda cumplir.

Con mis hijos me di cuenta que en nuestra cultura a veces hablamos más de la cuenta y que tenemos un lenguaje aprendido de generaciones anteriores que seguimos repitiendo como loras sin realmente entrar a analizar que es lo que estamos diciendo. Seguir leyendo

Ser mamá para cambiar el mundo…

Ser mamá en esta época hace que muchas veces nos cuestionemos sobre la responsabilidad de esta decisión… Traer niños a este mundo tan violento??, tan contaminado..? dónde los recursos cada vez son más escasos, donde hay enfermedades, tristeza, historias que no somos ni siquiera capaces de escuchar, donde hay otros niños que están solos, sufriendo, donde importa más el dinero o los intereses particulares que las personas…, traer niños a este mundo… Para qué?
Varias veces me he preguntado eso, el mundo que me tocó no es el mismo que le tocó a mis abuelos, y ahora tengo un par de niños que tengo que enseñar a vivir, a sobrevivir y a ser felices pese a las cosas negativas que vemos cada día… que dificil puede ser…

Hace algunos días veía un capítulo de una de mis series favoritas y había una embarazada muy preocupada, analizando todos estos factores, muy temerosa de el mundo que le iba a tocar a su bebé, en la serie se le acerca una persona y le dice algo que me quedó sonando mucho: Somos mamás en este mundo porque podemos hacer la diferencia, porque en nuestras manos está criar personas que puedan vivir, adaptarse y ayudar a que el mundo sea un lugar mejor. He pensado mucho en eso, pues muchas veces me he preguntado y me he sentido “víctima” del mundo actual. A partir de esa reflexión, he comenzado a pensar diferente: tenemos en nuestras manos, las herramientas para hacer que el mundo pueda cambiar. Cada mamá con cada hijo es un granito de arena, que podemos cambiar y crear una masa crítica que ayude a que el camino de deterioro del planeta y de la humanidad cambie y mejore, y no sea un mundo peor sino un mundo mejor. También me he dado cuenta que nosotros y nuestros hijos somos una generación de guerreros que tenemos, que los vamos a preparar para luchar por salvar el planeta, que no nos vamos a conformar con que todo siga igual, con los cuentos que nos han “echado” y nos hemos creído, somos una generación más sensible, rebelde e inconforme. No comemos cuento fácilmente. Cada vez estamos sembrando más la semilla del cambio, de proteger el medio ambiente, de ser conciente de los sentimientos y de las necesidades de las otras personas, de cuidar nuestro cuerpo, de cuidar nuestro espiritu, de ayudar a los otros como el mejor camino para ser felices, de migrar de lo individual a lo colectivo, de que el bien común nos hace felices y de que en nuestras manos está enderezar el camino torcido, y hacer que muchas generaciones puedan vivir felices y tranquilas en este planeta.

Es un reto muy grande pero se que ya no somos víctimas de la circunstancias, somos el agente de cambio que puede hacer que la vida en este planeta sea cada vez más feliz, que vivamos en armonía y en libertad. En nuestras manos de mamás está la labor más importante del mundo, preparar a las futuras generaciones para enfrentar esa misión tan importante que tienen, para ser el cambio, para que sean concientes de esa misión. Todo esto no se logra mandandolos a un buen centro educativo, está en enseñarles por medio del amor y de la experiencia de cada día a ser personas buenas, sensibles y generosas. He entendido que mi labor como mamá y la de todas las mamás del mundo es la más importante para que el mundo cambie y pueda ser un mejor lugar para la felicidad de todos.

Tuvimos hijos, nuestra vida cambió, entiendanlo!!

En nuestra sociedad, lo más común es que las parejas se casen alrededor de los 30 años (o hasta un poco más), luego a los 4 o 5 años, tienen hijos, y de los 35 a los 40 digamos que viven sus años “duros” del cuidado de los bebes. En nuestro caso, somos la excepción a la regla, pues nos casamos a los 25 y tuvimos hijos a los 28… Por lo tanto, dentro de nuestro circulo de amigos, somos los primeros que tuvieron hijos, casi los unicos, lo cual ha sido un poco dificil de manejar, pues algunas personas no entienden como es ahora la logistica de una familia, con dos bebes, cuando para ellos todo sigue siendo igual, para nosotros NO. Algunos puntos importantes:

– No nos gusta salir a comer a restaurantes o sitios públicos, especialmente a los que no hay un espacio para niños. Tenemos un niño de 2 años que no se queda quieto y un bebe de 6 meses que hay que atender, no nos podemos sentar a “conversar” y encadenar a nuestros hijos a una silla, sin tener en cuenta la molestia que es para las demas personas del restaurante un niño corriendo y gritando alrededor

– Las visitas deben ser cortas. Pueden llegar a la casa entre 5 y 6 pm y esperamos que a las 9 pm ya se hayan ido. Nuestra atención será temporal pues debemos estar pendientes de los chicos.

– Las salidas a cumpleaños o a rumbear, especialmente en las noches son restringidas, por no decir que han desaparecido para siempre. Si salimos tiene que ser una gran ocasión y a las 11 pm ya estaremos muertos del sueño y con ganas de irnos.

– Los temas que mas nos interesan son los relacionados con los niños: pediatra, pañales, colegios, guarderías, etc. Los demás temas han pasado a un segundo plano.

En general lo mas importante es entender que tuvimos hijos, que nuestra vida no es (Y NUNCA SERA) la misma que antes, mas bien apúrense, tengan los suyos y sentemonos a hablar de los mismos temas!