“Pobrecito el niño que no come dulce”

La gente de la calle me dice: “Pobrecito el niño, que no come dulce” cuando les digo que no promuevo el consumo de alimentos y bebidas azucaradas en mi familia. Yo me quedo tranquila y sonrío, pues ese pobrecito está lleno de beneficios para su salud…

Durante mi maternidad, a lo largo de mi experiencia con mis hijos, del conocimiento que he adquirido por medio de médicos expertos y con los resultados que veo en mis hijos con el manejo de los alimentos, he tomado varias decisiones en cuanto a los alimentos que les doy. Seguir leyendo