Todo por una sonrisa

Las mamás hacemos muchas cosas por nuestros hijos. Muchas de esas cosas implican dejar a un lado el tiempo de uno, el momento de descanso y hasta algunas responsabilidades. Todo lo hacemos muchas veces sin esperar nada a cambio, porque una carita o una sonrisa puede recompensar todo lo que se invierte y dejarte recargada.

Mi hijo Pedro cumple años en vacaciones. Nunca le ha tocado celebrar el día de su cumpleaños en su colegio y nunca le tocará. Para un niño cumplir años en el colegio puede ser algo así como lo más maravilloso, pues ese día es el rey, todos lo felicitan y además en el caso del colegio de mis hijos, la mamá sube en la media-mañana con una torta y le cantan el cumpleaños todos los compañeros del salón. Eso nunca le había pasado a Pedro. Seguir leyendo

Carolina, una mamá súperheroe

Recuerdo cuando era pequeña, que a la primera finca que me dejaron ir fue a la de Carolina. Carolina ha sido mi amiga desde que éramos muy pequeñas, me acuerdo que en su finca desayunamos buñuelos y montamos a caballo. Caro tiene una familia hermosa, su mamá Olga era la mamá que más bonito escribía del salón, siempre admiré su letra en las notas que mandaba al colegio y tan linda como su letra era ella de querida y dulce. Fuimos muy amigas en el colegio y de 15’s nos mandaron juntas a una excursión. Pasamos delicioso y ella sale en casi todas mis fotos. Hubo algunos momentos de la adolescencia que nos distanciamos pero creo que en el fondo de mi corazón ella siempre estuvo ahí en primera fila.
Dentro de mis amigas más cercanas creo que yo fui la primera que tuvo hijos. Cuando Emilio mi hijo mayor estaba todavía muy bebé, recuerdo que un día Carolina me llamó muy angustiada, acababa de darse cuenta que estaba en embarazo, ella no lo estaba buscando, acababa de empezar un doctorado que duraba por lo menos 5 años, con una deuda gigante y un compromiso de tiempo más grande aún. No había mencionado que Caro se casó con su novio de toda la vida, que fueron novios desde lo 14 años y hacen una pareja hermosa. A pesar del susto del embarazo, la maternidad no es un inconveniente sino una bendición y Caro es una de las amigas más sensatas que tengo y supo llevar muy bien su embarazo y luego su maternidad.
Amalia nació a finales de agosto cuando mi hijo Emilio no había cumplido ni un año. Me acuerdo que fui a la clínica a cortarle las uñas y acompañé lo que pude a Caro mientras Amalia era pequeña, nos unimos mucho, pues eramos las únicas con hijos. Cuando Amalia tenía como 1 año o dos, Caro tuvo que viajar a Estados Unidos como parte del compromiso que había adquirido con el doctorado, tenía que irse sola, sin Amalia. Cuando pienso en eso, aún hoy después de 5 años me dan ganas de llorar, al recordar el dolor que tuvo que enfrentar de dejar a su bebé, que quedaba en las mejores manos y la estuvo visitando constantemente, pero no estar en el día a día de Amalia fue algo muy duro para ella. A pesar de todo, Carolina mostró su fortaleza y convicción de que estaba haciendo lo mejor para ella y su familia aunque implicara este sacrificio. Caro terminó su doctorado el año pasado, lo celebró con su esposo y sus hijos Amalia y Agustín, después de más o menos 6 años de constante trabajo, investigación y esfuerzo. Obtuvo muchos reconocimientos en su tesis de doctorado, obtuvo la mención Magna Cum Laude y hasta salió en el periódico. Pero para mí, este gran esfuerzo, este logro, este reconocimiento no es nada comparado a lo que ha vivido Caro con Amalia. Seguir leyendo

Como sería si la educación fuera diferente….

A quien se le ocurriría sacar a su hijo del colegio, o sea desescolarizarlo, si vivimos en un sistema que aparentemente funciona perfectamente?? Pues así suene un poco loco, ya hay papás y mamás que lo hacen y no sólamente les ha funcionado, sino que les va mejor que en la educación tradicional…

Y es que al parecer no se quien se inventó que teníamos que hacer todo de determinada manera, es como si te metieran en una máquina, naces, vas a la guardería, luego al colegio, luego a la universidad, trabajas, te casas, hacers una especialización o maestría, trabajas, tienes hijos, trabajas, trabajas, trabajas…. Y todos nos hemos creído ese cuento de que eso es lo que hay que hacer, y pues no, quien dijo que tiene que ser así!

Resulta que hay un niño que se llama Logan Laplante que fue invitado hacer una conferencia en TEDx (en la Universidad de Nevada) y que fue sacado del colegio en tercero de primaria (en Estados Unidos se llama homeschooling) y empezó a “estudiar” con un método de educación basado en la experiencia y en algunos principios diferentes a las tradicionales y con una metodología totalmente distinta, más divertida, más interesante y haciendo al niño más creativo, más libre y sobre todo feliz. Ser feliz es importante para Logan, que dice que la felicidad no es una meta, sino que debe estar cada día en todo lo que se hace.

Los principios que define Logan como importantes para ser feliz y saludable, basados en un documento escrito por el psicólogo Roger Walsh, son: Ejercicio, Dieta y nutrición, Tiempo en la naturaleza, Contribución y servicio, Relaciones, Recreación, Relajación y manejo del stress, Religión y espiritualidad.

Logan Laplante

Es muy interesante este video y sobre todo que nos hace pensar que la educación no tiene que ser siempre estática, leer, hacer tareas, hacer el algebra de Baldor, saberse las capitales del mundo de memoria, sino que las instituciones educativas debería replantear la manera de hacerlo, la información ya está al alcance de todos, pero aprender a pensar, a resolver problemas, a relacionarse con otros, a ser equilibrado, a contribuir a la sociedad, a conectarse con la naturaleza, eso si hace falta enseñarlo y mucho.

Aquí el video:

Artículos o links relacionados con este tema:

http://theoptimist.com/hacking-education/#!sstB9

Lifestyle and mental health: http://www.drrogerwalsh.com/wp-content/uploads/2011/04/Lifestyle-Mental-Health-Advanced-Publication-PDF.pdf