Minecraft para Mommies

Apuesto a que muchos de ustedes así como yo han oído a sus niños hablar en un idioma extraño, de personajes como Steve, Zombies o Creepers o los han visto súper emocionados construyendo mundos en sus tabletas. Esto es algo tan nuevo que no entendemos nada. Por eso decidí investigar ese idioma extraño que hablan mis hijos a ver si les entiendo y me doy cuenta que ante estas cosas de los hijos somos completamente Dummies… Por eso creé este artículo, Minecraft para Mommies, para que su hijo le hable y usted no se sienta tan ñoño… y creanme que me sorprendí pues detrás de esto hay mucho más de lo que pensaba…

Hay cosas que lo hacen sentir a uno viejito. Todo empieza en el momento en que el portero te dice “señora” por primera vez en la vida y cada vez encuentras señales que te muestran que ya vas siendo una persona “de edad”. Uno poco a poco lo acepta y lo asume y lentamente se hace a la idea de que no eres tan joven como piensas, pero lo que si te aterriza contra la realidad de que ya estas desactualizado es ver a tus hijos interactuar con la tecnología. Seguir leyendo

Cómo manejar a los niños de la era digital

Es una realidad que nuestros hijos nacieron en una época que cuando teníamos su edad veíamos como “el futuro”. Están rodeados de máquinas y tecnología y tienen que enfrentar situaciones diferentes y a su vez, desarrollar “nuevas” competencias para el mundo que les tocó. Los papás estamos un poco confundidos en cómo manejarlos en este mundo lleno de cosas que no terminamos de entender y debemos buscar la manera de que ellos puedan usar todos estos recursos de la mejor manera, pues ahora tenemos que manejar a los niños de la era digital…

Es increíble, yo como me siento de joven, cuando me doy cuenta que mis hijos, un par de chiquitos (léase bebés) de 7 y 8 años me sobrepasan en ciertas competencias. No me considero bruta, sino más bien todo lo contrario, he sido estudiosa, curiosa y lectora y con muy buenos resultados académicos, mis compañeras del colegio y también los de la U pueden dar fé que me iba hasta bien.

Aún así, el sábado pasado no fui capaz de hacer una cosa muy sencilla en mi celular y me tocó decirle a mi hijo Emilio: “¿Tu sabes cómo puedo ponerle texto a este video?”. El, para mi sorpresa, movió un dedo y lo hizo (sin dejar de mirar la película que veía). Sí, lo hizo en menos de un segundo cuando yo, ex-genio, llevaba un rato tratando de descifrarlo. Me sentí como una anciana de 90. Seguir leyendo