La importancia de las amigas mujeres

Todas las mujeres somos distintas. Unas crecemos siendo más amigas de los hombres y otras (la mayoría) con más amigas mujeres. En cualquiera de las dos opciones, llega un momento en que te das cuenta la importancia de las amigas mujeres. En este post les cuento porqué las necesito tanto ahora.

la-importancia-de-amigas-mujeresCrecí en un colegio femenino. Tengo una hermana y la mayoría de mis primas son mujeres (tengo 13 primas). Soy muy femenina y siempre me gustó jugar muñecas, barbies y escuelita. Tenía claro desde pequeña que quería ser mamá, casarme a los 24 y tener hijos antes de los 30. Me encantan los papelitos, cinticas, todo lo rosado, las muñecas. Me disfracé de enfermera, hada madrina, caperucita roja y amo las películas de princesas (aún a mis 36). A pesar de todo esto, cuando comencé mi adolescencia y durante la universidad, mis mejores amigos siempre fueron hombres. Aclaro, no fui amiga de muchos, solo de unos cuantos, especiales, pero eran mis grandes amigos (siempre he sido más bien de pocos amigos, o sea calidad más que cantidad). No se porqué llegué a acercarme tanto al sexo opuesto, pero me sentía muy cómoda con ellos. Los hombres son tranquilos, son divertidos.

Las mujeres somos más duras, pensamos más, juzgamos más, inventamos chismes, suponemos, competimos, miramos todo con más profundidad, o al menos eso pensaba yo. Me gustaba mucho ser amiga de hombres, les tengo más confianza, me conecto mucho mejor con ellos. Yo adoré y adoro a mis amigos hombres. Han sido como hermanos y me sentí muy feliz de compartir con ellos cada momento de la vida. Recuerdo que mi mamá decía: “La mejor amiga de Nati, es un hombre”. Fueron varios, Pablo, Santi, Pedro, Juan.

Cuando conocí a mi actual esposo (somos novios desde los 17 años), recuerdo que uno de los principales obstáculos fue que el entendiera eso. Se moría de celos y yo no cedí. Luego lo tuvo que entender, no eran competencia, eran mis “amigas” y el también aprendió y los hizo sus amigos.

Ser amiga de hombres es delicioso, son una compañía súper interesante, piensan distinto y hablan distinto a uno. Conmigo hablaban como si fuera uno más, siempre con confianza y camaradería, sabía sus historias, novias, y me secaban las lágrimas cuando peleaba con el mio.

Llegó la hora de las amigas mujeres…
Luego fui creciendo, me casé, tuve hijos y luego de mis hijos, mágicamente comencé a acercarme más a mis amigas mujeres. Al tener hijos comencé a encontrar otras mamás con hijos en las mismas edades, con mis mismas preguntas, miedos, cansancios. La vida me dio una vuelta y ahora me di cuenta cuanto necesito a mis amigas mujeres.

Por ahí he leído que las mujeres necesitamos a las amigas para estar bien y cada día me convenzo más de eso. Las mujeres hablamos, necesitamos hablar, decir muchas cosas, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que creemos, lo que no creemos, lo que nos imaginamos, lo que nos pasa, lo que pasa en las familias, necesitamos rajar y/o burlarnos del marido, reflexionar de la vida, decir que no nos aguantamos a los hijos, llorar, compartir y finalmente con todo esto saber que a todas nos pasan cosas similares, que a veces sufrimos, que las superamos.

No sabría que hacer en este momento sin mis amigas mujeres. Soy muy afortunada porque la vida me ha dado la posibilidad de conocer unas mujeres increíbles. Valientes, tesas, inspiradoras. También he tenido la posibilidad de conectarme de nuevo de una manera especial con mis amigas de siempre, las del colegio, hemos estrechado lazos que se habían alargado con la vida y también han llegado nuevas, que son como regalos del cielo y que las quiero como si las conociera de siempre.

Cada una con algo me recarga de energía, de felicidad, de entusiasmo. Puedo hablar, compartir, decir burradas, reirme, hacer planes, y también apoyarlas. Me desahogo, hablo como lora, inventamos teorías, tengo amigas para todo. No solo me siento mejor yo, sino que escucharlas y acompañarlas también es maravilloso. Apoyar a otras también nos hace felices, nos hace sentirnos útiles, nos hace ver que nuestras experiencias han valido la pena, que nuestros aprendizajes pueden ayudar a otras a estar mejor.

Me siento bendecida y agradecida con mis amigas. Aún tengo amigos hombres que adoro pero en este momento de mi vida siento que necesito conectarme con mis amigas para estar completamente bien. Son una parte MUY importante y necesaria de mi vida y me llena de felicidad contar con ellas y que sean tan valiosas ahora.

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s